La mayoría de las viviendas tienen una instalación monofásica.

Estos sistemas utilizan una única fase y una única corriente alterna. Sus tensiones normalizadas se establecen a 220 o 230 voltios.

Son las instalaciones que se usan habitualmente en las viviendas, puesto que sale un poco más económico y es más fácil controlar el uso de su potencia. Al haber una sola fase, la potencia se distribuye entre todos los electrodomésticos y aparatos por igual.

Para medir cuántos aparatos podemos usar al mismo tiempo es tan sencillo como sumar la potencia que necesita cada uno para funcionar (suele indicarlo en las instrucciones y a veces en el propio aparato), independientemente de en qué lugar de la casa esté conectado.

¿Cuándo es recomendable la instalación monofásica?

✅Es la instalación recomendada para una vivienda.

✅Si tienes un consumo normal no muy elevado.

✅Cuando no tienes muchos aparatos de alto consumo eléctrico.

✅Si tu prioridad es el ahorro en el consumo eléctrico.